Inicio proyecto: 
01/06/2018
Fin proyecto: 
30/09/2021
Investigador principal: 
Andrés Yubero
Presupuesto: 
20.661€
La Directiva Marco del Agua hace hincapié en el diálogo para superar las dificultades en la gestión del agua. Hace noventa años en el Ebro se puso en marcha de forma pionera en el mundo la gestión participativa de la cuenca hidrográfica. Los retos que trae el siglo XXI hacen pensar que éste es el momento de dar un nuevo impulso a este modelo. En efecto, una discusión social amplia e integradora dará lugar a vías de futuro para la gestión del agua. Desde la creación de la Confederación Hidrográfica del Ebro y de sus órganos de gobierno participativos, se han vivido épocas de acuerdos, de desarrollos, de dudas y de conflictos. Durante este tiempo, los distintos tipos de usuarios se han personado en la gestión del agua, que ha tenido que adaptarse para responder progresivamente a sus necesidades y a la aparición de nuevas demandas. La seguridad de los ciudadanos, el abastecimiento urbano e industrial, el regadío, la producción hidroeléctrica y la conservación del medio ambiente han ido poblando la discusión del agua y afirmando sus necesidades en un río con unas disponibilidades de agua finitas y cercanas ya a las aspiraciones de los distintos usuarios, donde la seguridad de suministro de los distintos usos pugna con su ampliación. La discusión acerca del uso del agua en el Ebro-Aragón se establece entre los términos técnicos y los políticos. Ambos son necesarios para identificar soluciones factibles, ampliamente aceptadas y que cumplan con los objetivos de la planificación pública.
 
 Los aspectos técnicos tienen que tender puentes entre disciplinas que tienden a vivir aisladas, como la hidrología, la ingeniería, la economía, la ecología, la sociología o el derecho. Técnica y política deben de combinarse para decidir qué bienes y servicios se van a aportar a la sociedad con el agua del Ebro. Estas complejas decisiones regulan el acceso al agua dentro de los cauces legales que tienen que adaptarse y no constituir un corsé a las decisiones racionales y consensuadas de los distintos usuarios. Será preciso valorar los beneficios y los costes de todos los bienes y servicios que se obtienen con el agua, usando una concepción socioeconómica de estos términos. Esto ayudará a planificar la convivencia de los usuarios, y a establecer relaciones de cooperación entre ellos basada más que en la pura defensa de los derechos en la racionalidad de los consensos. Una cuenca como el Ebro tiene recursos para crear todo tipo de bienes y servicios, sin relegar ninguno de ellos a la externalización y sin afectar irreversiblemente al tejido social ni los difíciles equilibrios sociales y territoriales a los que se enfrenta el valle, a los que no es ajena su territorialización administrativa, cuando el agua no sabe de fronteras.
 
El agua no puede aislarse en la cuenca de la evolución del uso del territorio por el hombre o de la evolución del clima.  Estos factores añaden presión al uso del agua en el Ebro-Aragón, y es preciso considerarlos como elementos de planificación. Las enormes transformaciones que se esperan en la producción de alimentos, en la apreciación del entorno, en la industria y en los modelos de vida y de convivencia son elementos que deben estar presentes en esta discusión social.
 
El Grupo Operativo Partenariado del Agua de la cuenca del Ebro-Aragón fomentará la creación de “laboratorios de innovación” social y tecnológica. Desde una visión técnica del agua en el Ebro-Aragón, generará conocimiento y prácticas que permitirán conocer mejor y actualizar la agricultura de regadío, respondiendo a los retos propios del Siglo XXI. El Grupo Operativo reescribirá los retos del agua para diseñar una visión de futuro, un esbozo de cómo debería de evolucionar la gestión del agua, con una perspectiva técnica socialmente integradora y con la ambición de crear un modelo atractivo, en el que los ciudadanos del Ebro-Aragón quieran instalarse. Se usará una perspectiva científica/técnica como base del bienestar y desarrollo humano
 
Organismo financiador: 
Gobierno de Aragón PDR- GO Convenio con Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA)
Miembros del proyecto: 
Personal colaborador:Mª Auxiliadora Casterad, Maria Balcells, Farida Dechmi, Daniel Isidoro, Ramón Isla, Dolores Quílez, Raquel Salvador Otras entidades participantes Yolanda Gimeno (Riegos del Alto Aragón, coordinador), Ignacio Olivan (Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos Aragón, Navarra y...