Inicio proyecto: 
06/03/2019
Fin proyecto: 
06/03/2023
Investigador principal: 
Pilar Errea
Presupuesto: 
3.950,72€
El objetivo final del proyecto es avanzar hacia una agricultura sostenible resolviendo problemas y necesidades concretas de las explotaciones agrarias para mejorar su competitividad. Además se pretende mejorar las técnicas de producción, transformación y comercialización de productos ecológicos, contribuyendo a la adaptación de las explotaciones al cambio climático.
 
Para ello se establecen los siguientes objetivos específicos así como los resultados previstos.
 
Objetivo 1: Impulso a la transición agroecológica de las explotaciones. 
Una de las necesidades detectadas en los agricultores que realizan agricultura ecológica o que estarían dispuestos a la conversión, como se comentaba anteriormente, es la falta de asesoramiento especialmente en el manejo de plagas y enfermedades, al no existir por parte del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica ni de la mayoría de ATRIAS un asesoramiento específico en este tema.
Por ello, uno de los objetivos fundamentales del proyecto es asesorar a estas explotaciones en un manejo agroecológico.
 
Resultados previstos:
Para realizar este asesoramiento específico, se tiene previsto la contratación de un asesor técnico con titulación en ATRIA y especialización en agricultura ecológica que en colaboración con Escuela Politécnica Superior de Huesca asesoren en la transición agroecológica de las explotaciones que lo soliciten.
Este asesoramiento consistirá en un mínimo 4 visitas a cada explotación hasta un máximo de 8 al año. El número de explotaciones a las que se tiene previsto asesorar es un máximo de 10, o en su caso un máximo de 100 ha cada año. 
En el caso de que se superara este límite anual, se tiene previsto dar prioridad a las explotaciones ubicadas en Zona red Natura 2000 y Zonas Vulnerables, también tendrá prioridad  el titular de la explotación cuando sea joven y/o mujer, así como las que realicen agricultura ecológica y estén certificadas por el Comité y las que utilicen métodos de eficiencia energética en la explotación.  
En la primera visita el objetivo es conocer las labores que se realizan en la explotación así como tomar muestras de suelo que posteriormente serán analizadas para determinar el contenido de materia orgánica, así como las cualidades físicas, químicas y biológicas. Una vez analizadas las características de la explotación se realizará en una segunda visita una serie de recomendaciones para encaminar su explotación hacia un manejo más sostenible. En la tercera visita se pretende hacer un seguimiento de los cambios y comprobar si se está teniendo algún problema concreto con la implantación de las medidas. En la última visita el objetivo es comprobar si esas recomendaciones finalmente han tenido el efecto deseado 
Con este asesoramiento se pretende tanto mejorar la eficiencia en el uso de fertilizantes como reducir la utilización de productos químicos de síntesis y mejorar la biodiversidad del agrosistema.
Se pretende realizar una evaluación económica previa de la explotación así como  una posterior una vez establecidas las mejoras, con el fin de poder determinar si la rentabilidad de las explotaciones ha aumentado después de las actuaciones, ya que este es uno de los objetivos principales del proyecto.
 
Objetivo 2: Ayuda a la transformación y comercialización agroalimentaria. 
Para aumentar la rentabilidad de las explotaciones es necesario  dotar al producto de un valor añadido mediante la transformación y la comercialización.
 
Resultados previstos: 
El Excmo. Ayto. de Huesca, miembro colaborador del grupo de cooperación, tiene previsto poner en marcha en los próximos meses el Centro de Transformación de Productos Agroalimentarios de Uso Compartido que en la primera fase supone la instalación de una línea de transformación mixta de almendra ecológica y convencional.
Dado que el volumen del almendra que se tiene previsto transformar es elevado, la mayoría de la almendra será vendida al por mayor aunque una pequeña partida será destinada a la venta al detalle.    
Para ello, se tiene previsto instalar en el centro de transformación una embolsadora. El tipo de embalaje a utilizar será, siempre que sea posible, biodegradable.
Se pretende realizar una partida de prueba para la venta al detalle, con el fin de establecer si este tipo de venta, mejora los ingresos de las explotaciones.
Para ello se procederá al diseño del embalaje así como un logotipo del producto, contando con su posterior publicidad y difusión en medios de comunicación.
Estas acciones no solo pretenden mejorar la viabilidad de las explotaciones dándole un valor añadido al producto mediante su transformación y envasado, sino que también se pretende reducir las emisiones de GEIs  producidas en el transporte de la almendra que actualmente se están produciendo al no contar con un centro de transformación a menos de 150 Km.
 
Otra de las pretensiones del proyecto es que la mayor parte de la almendra que sea posible sea consumida por las empresas pasteleras cercanas que la utilizan como materia prima, con el fin de reducir las emisiones de GEIs en el transporte de materias primas.
Finalmente una vez realizada la prueba piloto sobre el aumento del valor añadido mediante la transformación y comercialización del producto, se pretende establecer el margen de beneficio que se ha aumentado y en qué porcentaje, con respecto a la situación previa de no existir una transformación y comercialización.
 
Objetivo 3: Aprovechamiento de la biomasa generada.
Otro de los objetivo del proyecto consiste en dar un uso adecuado a la biomasa generada, una de las acciones del proyecto es estudiar cuál sería el mejor sistema para la reutilización de la biomasa generada ya que la cáscara de almendra producida en el centro de transformación puede tener múltiples aplicaciones desde su utilización como combustible en calderas de biomasa, como materia prima para la elaboración de compost que pueda ser reutilizado posteriormente como fertilizante, como para la elaboración de biochar utilizado como enmienda orgánica de suelos entre otros posibles usos.  Para la producción de biochar a gran escala se plantea el desarrollo y puesta en funcionamiento de un prototipo de reactor que permita producir una cantidad de biochar suficiente para ser aplicada como enmienda en las parcelas de almendro incluidas en el asesoramiento de este proyecto. 
 
Resultados previstos:
La aplicación de biochar como enmienda orgánica permitirá mejorar las propiedades físicas del suelo en las parcelas que participen en el proyecto, así como aumentar el secuestro de carbono en el mismo y mejorar la eficiencia energética, a escala explotación agraria y a escala proceso de transformación agroalimentaria.
Con esta acción se pretende estudiar si la aplicación del biochar en el suelo como enmienda orgánica puede contribuir a mejorar el rendimiento productivo.
Objetivo 4: Conservación de la biodiversidad y promoción de variedades locales. 
Uno de los objetivos del proyecto es contribuir a la preservación de la biodiversidad en los sistemas agrícolas mediante la protección de variedades locales.
Para la consecución de este objetivo, contamos con la colaboración en el proyecto del Centro de Investigación Tecnológica de Aragón.
 
Resultados previstos:
Se realizará un seguimiento de las parcelas plantadas con variedades locales, situadas en las localidades de Arguis y Belsué. 
Para realizar un correcto seguimiento se deberán acondicionar las parcelas objeto del estudio.
Una vez concluido dicho estudio, se procederá a la elaboración de fichas varietales para determinar las características organolépticas de las distintas variedades de manzano, peral, ciruelo y membrillo. 
El objetivo final es determinar cuáles son más aptas para el consumo en freso o cuáles más idóneas para la transformación, dado que en una segunda fase del proyecto del Centro de transformación agroalimentario de uso compartido, está contemplada la transformación de frutas y hortalizas, por lo que resulta muy interesante las conclusiones que se puedan obtener en el mismo.
Objetivo 5: Adaptación al cambio climático.
Tal y como establece la Agencia Europea de Medio Ambiente, la Unión Europea (UE) necesita reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de su agricultura y adaptar su sistema de producción alimentaria para hacer frente al cambio climático. 
El sector agrario aragonés emite el 20% de las emisiones totales de la Comunidad Autónoma, suponiendo el doble que la media nacional, según datos aportados por el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad.
Es conveniente recordar que una de las actividades que se ve afectada en mayor medida por el cambio climático es la agraria ya que son empresas que dependen directamente de las condiciones climáticas para generar sus ingresos. 
 
Resultados previstos:
El proyecto pretende no solo mejorar los resultados económicos de las explotaciones agrícolas, ayudándoles en la producción, transformación y comercialización del producto sino que también pretende contribuir a aumentar su capacidad de adaptación al cambio climático principalmente mediante el fomento de prácticas agroecológicas, ya que estas han sido elegidas por la FAO como uno de los métodos más eficientes para hacer frente al cambio climático.
Como hemos visto, el proyecto apuesta por las variedades locales como práctica agroecológica recomendada ya que estas se adaptan mejor a las condiciones climáticas de la zona por lo que suelen requerir menor aporte de insumo químicos en detrimento de la producción.
Dado que uno de los efectos del cambio climático más  probable es la falta de agua así como que los episodios de sequías sean más acusados, se propone como práctica agroecológica para contribuir a la adaptación al cambio climático, el aumento en el contenido de materia orgánica del suelo, ya que esta aumenta la capacidad de acumulación de agua y nutrientes, además mejora las propiedades físicas químicas y biológicas y reduce la filtración de nitratos algo que también  es muy importante debido a la declaración de Zona Vulnerable.
Además este aumento del contenido de materia orgánica también contribuirá al secuestro de carbono en el suelo, por lo que a la vez se consigue reducir la huella de carbono de las explotaciones. El uso de biochar como una de las enmiendas orgánicas a aplicar, contribuirá también al secuestro de carbono en el suelo de una forma estable.
El asesoramiento agroecológico irá encaminado también a reducir el uso de insumos químicos de síntesis, los cuales en su producción generan una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, los llamado en origen, además de los que se producen en el transporte de los mismos.
 
 
Organismo financiador: 
Asociación para el Desarrollo comarcal de la Hoya de Huesca