Inicio proyecto: 
01/02/2018
Fin proyecto: 
31/12/2021
Investigador principal: 
Ramón Isla
Presupuesto: 
108.900 €
En los últimos años, los sistemas agrarios han experimentado una tendencia a la especialización provocando una pérdida de diversidad en los cultivos. Este proceso, altamente dependiente de insumos externos, ha permitido un aumento del rendimiento a lo largo de los años, pero también ha conllevado problemas ambientales asociados. Para hacer frente a esta situación, existe un creciente interés en desarrollar sistemas de cultivo que permitan mantener o, incluso, incrementar los rendimientos de manera sostenible favoreciendo la conservación de los recursos. La diversificación de cultivos, junto con el uso de prácticas de manejo adecuadas, puede ser una opción interesante para alcanzar estos objetivos, especialmente en ambientes mediterráneos en los que la escasez de agua, los bajos niveles de materia orgánica y la susceptibilidad a la degradación de suelo son factores limitantes de la producción agraria. La diversificación mediante el uso de rotaciones de cultivo, doble cultivos o cultivos cubierta puede tener un importante impacto no solo en la productividad de los sistemas sino también en la conservación y eficiencia en el uso del agua, en la dinámica del nitrógeno y del carbono (C) del suelo y en la mitigación del cambio climático. Por tanto, el presente proyecto se centrará en el estudio del impacto de la diversificación de cultivos en: (i) el rendimiento y calidad de los cultivos; (ii) las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); (iii) la eficiencia en el uso del agua y del N; (iv) la dinámica del C orgánico del suelo y su relación con la estructura del suelo; y (v) la huella de C del sistema de cultivo.
 
 El proyecto, que involucrará a investigadores de ocho centros de investigación repartidos en tres subproyectos, plantea establecer seis campos experimentales, cinco en regadío y uno en secano, en dos importantes zonas agrícolas extensivas de España (el valle del Ebro y el valle del Guadalquivir). En estos campos experimentales y durante tres campañas se evaluarán diversas variables relacionadas con la productividad y sostenibilidad, tales como: la respuesta productiva y calidad de los cultivos, las emisiones de CO2, CH4 y N2O del suelo, las pérdidas de N por lavado, la fijación de N atmosférico por las leguminosas, la tasa de secuestro de C orgánico, el estado estructural del suelo y las tasas de descomposición de los restos vegetales. A su vez, el proyecto plantea un último objetivo en el que se parametrizarán y evaluarán los modelos Daycent y STICS para las condiciones de las zonas de estudio con el fin de estimar el potencial de calentamiento global y la huella de C de los sistemas de cultivo.
 
Esta propuesta presenta los siguientes aspectos innovadores: (i) el estudio de la diversificación de cultivos en condiciones mediterráneas de secano y regadío; (ii) la cuantificación de las emisiones de GEI a escala de rotación; (iii) la cuantificación de la fijación de N por las leguminosas en condiciones de regadío; y (iv) la integración de la diversificación con prácticas agrícolas tan importantes como la fertilización y el manejo del suelo en condiciones mediterráneas, dando todo ello al proyecto un enfoque holístico a nivel de sistema de cultivo. Los resultados del proyecto contribuirán a establecer sistemas de cultivo que, adaptados a las condiciones mediterráneas y en un contexto de intensificación sostenible, permitirán alcanzar una productividad adecuada y una mejor conservación de los recursos suelo, agua y aire.
Organismo financiador: 
Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación digital
Miembros del proyecto: 
Dolores Quílez Saez de Viteri (CITA), Joaquín Aibar (Universidad de Zaragoza), Montserrat Salmerón (Universidad de Kentucky)