El Club Mastín del Pirineo entregó ayer un cachorro de Mastín del Pirineo en la Finca Experimental "La Garcipollera" del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA).  La perrita que recibió el nombre de Hola se encargará de cuidar el rebaño ovino de la raza autóctona Churra Tensina. El Club Mastín del Pirineo ha querido ejemplarizar y agradecer el apoyo del Gobierno de Aragón por el proyecto de la recuperación de esta raza haciendo entrega de este cachorro.
 
El Centro de Transferencia Agroalimentaria (CTA) del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha desarrollado el proyecto “Mejora de la funcionalidad en el Mastín del Pirineo, método Penn-Hip” junto al Club Mastín del Pirineo y a través de las subvenciones destinadas a la información y transferencia del conocimiento.
 
El Gobierno de Aragón está apoyando esta actuación teniendo en cuenta que una de las medidas de apoyo a la ganadería extensiva frente a la presencia del oso y el lobo se basa en la introducción de ejemplares de esta raza en las explotaciones, mediante las ayudas para la adaptación de la ganadería extensiva a los retos ambientales y a los desafíos socio territoriales.
 
La raza canina Mastín del Pirineo es una de las más afectadas por la artrosis debida a la displasia de cadera. Este problema articular deriva en que estos perros, tradicionalmente utilizados como perros pastores y de defensa, sufran severas mermas físicas y no puedan realizar dichas funciones. En ocasiones, el carácter pasivo de estos perros en su edad adulta no se debe a un comportamiento inherente a la raza sino a este problema físico.
 
A lo largo del primer año de ejecución del proyecto, se ha realizado un estudio radiográfico mediante el método Penn-Hip en individuos de entre 16 y 30 semanas de edad. La técnica Penn-Hip consiste en un estudio radiográfico basado en la inestabilidad de la articulación de la cadera, y no sólo en la conformación de dicha articulación, como hace el método tradicional.
 
La técnica, provoca una distracción de la articulación, para así poder valorar y medir la laxitud de la misma. De esta manera, se podrá predecir si la cadera del individuo muestreado será o no estable y, por tanto, si acabará padeciendo displasia. Los resultados, además de fiables, son precoces, pudiendo alertar sobre un posible caso de displasia a una temprana edad.
 
La Finca Experimental de “La Garcipollera” del CITA es única en España por su localización, infraestructuras, líneas de trabajo y papel en la sociedad. Está adscrita al Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), y tiene entre sus principales objetivos la caracterización productiva de las razas autóctonas del Pirineo (razas vacunas Parda de Montaña y Pirenaica y raza ovina Churra Tensina), así como el estudio de los factores ambientales y de manejo que influyen en la productividad de los rebaños.