La Finca Experimental de La Garcipollera del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) forma parte de diversos catálogos de recursos de investigación a escala europea. De entre ellos, destaca en primer lugar el mapa interactivo de infraestructuras para la investigación en ganado vacuno desarrollado por el consorcio SmartCow. 
 
Este mapa integra las principales infraestructuras europeas de investigación en ganado vacuno para promover su uso y desarrollo coordinados y, por tanto, ayudar al sector ganadero europeo a afrontar el reto de la producción sostenible.
 
El mapa de SmartCow lo forman 11 infraestructuras de investigación de 7 países (18 instalaciones) de servicios y recursos de alta calidad. La Finca de La Garcipollera es la única en Aragón que forma parte de este consorcio en el que figuran otras cuatro fincas de España. SmartCow reúne a un total 14 socios de 9 países diferentes y ha recibido una financiación de la Comisión Europea (a través de la convocatoria INFRAIA-2017-01 del programa Horizonte 2020) para un período de proyecto de 4 años (2018-22).
 
Por otro lado, la Finca de La Garcipollera ha pasado a formar parte también del Inventorio Europeo de Bancos de Germoplasma, identificados por los proyectos IMAGE, EUGENA y AHA. Dicho inventario cuenta con 103 bancos de germoplasma en los que se conserva diverso material genético (semen, embriones, ovocitos) y animales vivos de diversas especies y razas de ganado, para su conservación, uso comercial y fines de investigación según casos.
 
Se encuentran repartidos en 26 países europeos, destacando España, Italia y Francia por su mayor número de contribuciones. Esta iniciativa EUGENA parte del Punto Focal Regional Europeo para la conservación de los recursos genéticos animales (ERFP), plataforma integrada por los responsables europeos del manejo y la conservación sostenible de los recursos genéticos animales de diversos países (www.animalgeneticresources.net). En España, esta responsabilidad recae en la Subdirección General de Medios de Producción Ganaderos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
 
La finca de La Garcipollera está ubicada en Bescós de La Garcipollera (Huesca). Desde 1985 se dedica al estudio de la agricultura y ganadería de montaña y está adscrita al Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). Cuenta con una gran superficie de pastos diversos, aprovechada por una cabaña de más de 200 vacas nodrizas de raza Parda de Montaña y Pirenaica y 250 ovejas de raza Churra Tensina.
 
Entre sus principales objetivos está la caracterización productiva de las razas autóctonas del Pirineo, así como el estudio de los factores ambientales y de manejo que influyen en la productividad de los rebaños.
 
A lo largo de su historia, La Garcipollera y sus investigadores han participado en 75 proyectos de investigación de ámbito autonómico, nacional e internacional, con 250 publicaciones científicas, 300 contribuciones a congresos y 20 tesis doctorales. Su actividad divulgativa y docente también es digna de reseñar, con presencia en exposiciones y jornadas técnicas, colaboración con asociaciones de productores y acogiendo periodos formativos para estudiantes de FP y grados de Veterinaria e Ingeniería Agronómica, así como visitas escolares.
 
La responsable científica de la finca es Isabel Casasús, investigadora de la Unidad de Producción y Sanidad Animal del CITA, mientras que Javier Ferrer, técnico de investigación de dicha Unidad, es el coordinador de la finca. La inclusión de la finca en ambos catálogos refuerza su internacionalidad y la convierte en un colaborador estratégico en proyectos europeos en los que, recogiendo la mayor diversidad de razas y entornos productivos, se requiere la colaboración de equipos científicos relevantes e infraestructuras de investigación que garanticen la ejecución de los más estrictos protocolos de trabajo.
 
Esta capacidad queda recogida en los proyectos europeos que ya se desarrollan en la Garcipollera, como GenTORE o ADAPTHERD, en los que se buscan las estrategias más adecuadas para optimizar la eficiencia productiva y la capacidad de adaptación de ganado tanto vacuno como ovino frente al cambio global.