El mercado agroalimentario se ha estrenado hoy en el campus de San Francisco, de la Universidad de Zaragoza, en el marco de los proyectos campus abiertos y Unizar 2030, que aspiran a hacer de la institución académica un espacio de encuentro, verde y saludable y que están respaldados por la Dirección General de Universidades del Gobierno de Aragón en su vocación de convertir al campus público en un referente en sostenibilidad.
 
La iniciativa –que se repetirá todos los viernes de 9 a 14 horas junto al estanque del campus- es “una pequeña muestra del cambio” que el Ejecutivo autonómico quiere imprimir en la Universidad pública “para que esté a la vanguardia en sostenibilidad y en alimentación saludable y de proximidad”, según ha explicado el director general Ramón Guirado.
 
No en vano, el nuevo modelo global de financiación acordado recientemente con la universidad pública –tal y como ha recordado- incluye un fondo dotado con 5 millones para políticas verdes y sociales. Entre los objetivos de este contrato programa, figura una mejora de la alimentación que se ofrece a la comunidad universitaria, incluyendo un precio especial para el estudiantado; incentivos para la reducción de carne y pliegos que primen la alimentación agroecológica y de proximidad.
 
“De esta forma reforzamos el comercio local tan golpeado por la crisis, y ayudamos a cambiar la forma en la que el estudiantado consume, favoreciendo las pequeñas tiendas de barrio frente a los grandes almacenes y grandes corporaciones”, ha comentado el responsable autonómico al visitar el mercado en su primera jornada.
 
Durante su recorrido, Guirado se ha acercado al stand del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), que ha mostrado el proyecto de ciencia ciudadana ‘Embajadores por la biodiversidad’. Se trata de un programa, que vive ya su segunda edición, y en el que centros escolares, hortelanos y ciudadanía en general pueden contribuir a una investigación, cuyo objetivo es recuperar variedades locales a partir de semillas autóctonas que por diferentes razones se han dejado de cultivar. Junto a Guirado, ha estado también la directora gerente de este centro de investigación, Lucía Soriano. 
 
Y es que el mercado ofrecerá también espacio para desarrollar actividades divulgativas y académicas que visibilicen el trabajo de centros de investigación y otro tipo de entidades, de forma que se potencie la relación entre universidad y sociedad civil.
 
Guirado ha querido resaltar también que la iniciativa contribuirá a que, de viernes a domingo, permanezca cerrado al tráfico gran parte del campus de San Francisco, reforzando otro de los objetivos, trabajar por eliminar plazas de aparcamiento, reducir la circulación de vehículos a motor y convertir el campus en “un espacio de encuentro y zonas verdes, amable con la ciudadanía”.
 
Todo en la línea de avanzar en “un mayor cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de forma que la Universidad sea un referente en políticas verdes y de sostenibilidad energética, en amabilidad hacia su ciudadanía y su cuidado, potenciando un modo de vida saludable, tanto a través de una alimentación de proximidad como del incentivo del transporte sostenible, el empleo de las energías renovables y por tanto de la reducción de la huella de carbono”.