Está en marcha el proyecto del Plan de Desarrollo Rural  “Grupo de Cooperación para la  puesta en valor de la cereza de la Comarca de la Comunidad de Calatayud y la Comarca del Aranda ”. Los principales objetivos del  proyecto, financiado por fondos FEADER y del Gobierno de Aragón, son  poner en valor y potenciar la cereza de la Comunidad de Calatayud y la Comarca del Aranda, mediante el análisis de la estructura varietal existente; la comparación de las características de fruto de las principales variedades cultivadas en la zona con frutos de las mismas variedades cultivadas en otras zonas de menor altitud; establecer una carta de calidad de la cereza cultivada en este territorio.
 
La investigación, impulsada por la Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Comunidad de Calatayud y Comarca del Aranda  (A.D.R.I.  Calatayud-Aranda) y la Sociedad Agraria de Transformación  (S,A.T.) 2563 “Niño Jesús” de  Aniñón  como beneficiarios cuenta con la colaboración de las Comarcas  de la Comunidad de Calatayud y del Aranda , la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), la   S.A.T. Vallevicort, el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA)  y el Centro de Transferencia Agroalimentaria, ambos de Gobierno de Aragón. Todos los socios participantes cuentan con experiencia en el cultivo del cerezo o conocimientos de la zona, integrando a diferentes agentes del sector.
 
El CITA de Aragón participa a través de la Unidad de Hortofruticultura, que cuenta con una larga trayectoria en programas de selección y evaluación de nuevas variedades y patrones adaptados a nuestras condiciones, capaces de responder a las nuevas exigencias del mercado. La colección de cerezo del CITA reúne más de 100 variedades, incluyendo variedades extranjeras junto a variedades no cultivadas tradicionalmente pero de buenas características potenciales, y material procedente de prospecciones locales de Aragón. Los investigadores participantes, Javier Rodrigo, Teresa Juan y Erica Fadón, tienen amplia experiencia en la temática de la propuesta: Javier Rodrigo en biología reproductiva de cerezo y otros frutales de hueso, incluyendo el proceso de reposo, necesidades de polinización y la caracterización y evaluación de variedades. Teresa Juan es experta en la elaboración de Marcas de Calidad, y Erica Fadón en fisiología y variedades de cerezo en zonas de montaña.
 
La puesta en valor de la cereza en este territorio tendrá una aplicación inmediata para los productores y plantaciones ya existentes facilitando su comercialización. A medio plazo, La introducción de nuevas variedades puede aumentar la rentabilidad de las explotaciones, así como facilitar la implantación de nuevas plantaciones. En particular existe la posibilidad de ampliar el calendario de recolección de cerezas para consumo en fresco, con la introducción de nuevas variedades de calidad de maduración tardía, lo que permitiría recolectar cerezas hasta finales de julio o la primera quincena de agosto. Esto tendría una clara repercusión socio económica en la zona y a nivel nacional, ya que permitiría por un lado la introducción del cultivo en zonas deprimidas en las que no existe tradición de cultivo de frutales, y por otro ampliar el periodo de presencia de cerezas en el mercado.
 
Los resultados que se deriven de este proyecto tendrán un importante componente aplicado y se trasladarán al sector durante el desarrollo del proyecto. Por un lado, la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos permitirá una transferencia eficaz de estos resultados de la investigación al sector frutícola a medio y largo plazo, en relación a la calidad de las cerezas del Territorio.