El Centro de Innovación en Bioeconomía Rural de Teruel (CIBR) mantuvo una reunión el pasado miércoles con las responsables de la Oficina de Programas Europeos de la Diputación de Teruel con el fin de entablar una línea de colaboración e incorporarse en el proyecto Be.Cultour como actor implicado. En una iniciativa centrada en la economía circular como impulsora del turismo patrimonial, el centro del CITA en Teruel tiene mucho que aportar, al ser la bioeconomía la forma de denominar a la economía circular en el sector agroalimentario ya que impulsar la bioeconomía circular en el sector agroalimentario es la misión del centro.
 
A la reunión asistieron Marta Barba, coordinadora del CIBR, Luna Zabalza, técnico del centro, María Ariño, diputada del área de Desarrollo Territorial, y Laura Gascón, técnico de Programas de la UE en la Diputación Provincia de Teruel. Este encuentro se enmarca dentro de las reuniones que las responsables del CIBR están manteniendo para conocer a los actores implicados con la innovación en la provincia.
 
“Estamos abiertos a las oportunidades que puedan surgir a través de la labor que el CIBR está llevando a cabo para poder colaborar más con ellos. Considero muy interesante que exista ese intercambio de información para unir esfuerzos”, señaló la diputada delegada de la Oficina de Programas Europeos, María Ariño, al señalar las posibles sinergias con otros proyectos que la Diputación de Teruel ya está desarrollando o en los que se planteen de cara al futuro.
 
Por su parte, la coordinadora del CIBR Marta Barba apuntó que, con la reunión mantenida con la Oficina de Programas Europeos, “conocemos a otro de los actores implicados en el tema agroalimentario en la provincia, para poder desarrollar sinergias y que podamos servir de aglutinadoras de información con la que facilitar proyectos tanto a nivel local como a nivel europeo”.
 
Desde el edificio en la Plataforma Logística PLATEA del CITA, el CIBR pretende generar reuniones, formaciones y divulgar los resultados de investigación que se llevan a cabo allí. “Tenemos unas buenas instalaciones y queremos acercarlas a las asociaciones y entidades para hacer seminarios, pero con la situación de la pandemia tendremos que quedarnos en la opción on-line”, destacó la coordinadora del centro.
 
Además, se ha instalado el primer laboratorio de análisis de calidad la miel en Aragón en el centro de Teruel, que se suma al servicio ya existente del Banco de Semillas de variedades autóctonas de Teruel.