El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) coordinará un proyecto sobre la adaptación de las nuevas variedades de ciruelo japonés a las condiciones de Aragón. Los resultados de este proyecto tendrán aplicación directa en las principales zonas de cultivo de frutales en Aragón, principalmente en Valdejalón, Zaragoza, Bajo Aragón-Caspe y Bajo Cinca, con diferentes zonas dentro y fuera de la Red Natura 2000.
 
El objetivo de este proyecto es determinar si las nuevas variedades de ciruelo japonés pueden adaptarse con éxito a las condiciones de Aragón. Este objetivo se desglosa en tres objetivos complementarios en el estudio de cada variedad como son: el análisis de la estructura varietal y evaluación de las necesidades de frío; la determinación de auto (in) compatibilidad y alelos de incompatibilidad; y la caracterización fenológica (floración y maduración) y establecimiento de las necesidades de polinización.
 
Javier Rodrigo, Sara Herrera y Brenda Guerrero, investigadores de la Unidad de Hortofruticultura del CITA, son los responsables de este proyecto y se encargarán de realizar el seguimiento técnico, realización de ensayos y análisis de resultados.
 
El grupo de cooperación está compuesto por investigadores del CITA, así como, Viveros Mariano Soria, la Asociación de Fruticultores de Caspe (AFRUCCA)S, Plantaciones Algairén como beneficiarios y Agrostock S.A., la Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia y Andrea María Cistelecan como socios del proyecto.
 
La superficie ocupada por el ciruelo alcanza las 1.000 hectáreas en Aragón, con una producción de más de 7.000 toneladas que se verían beneficiadas por la información generada por este proyecto. En España, el ciruelo es el segundo frutal de hueso en producción total, por detrás del grupo melocotonero-nectarina.
 
Este proyecto, que se llevará a cabo desde este año hasta el 2022, cuenta con una subvención de 119.770 € correspondiente la convocatoria del año 2019 del Programa de Desarrollo Rural de Aragón 2014-2020, cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y por la Comunidad Autónoma de Aragón (en un 80% y un 20% respectivamente).