Inicio proyecto: 
27/06/2017
Fin proyecto: 
25/06/2018
Investigador principal: 
Clara María Marín Alcalá
Presupuesto: 
30.000 €
El incremento de la tasa de resistencias a los antibióticos ha aumentado la preocupación ante el riesgo de disminución de la eficacia de los tratamientos de las enfermedades infecciosas, tanto en medicina veterinaria como humana.
La alta eficacia de los antibióticos para el tratamiento de las infecciones bacterianas y de las infestaciones parasitarias, ha llevado a utilizar este tipo de principios activos de forma no siempre justificada, en ocasiones imprudente, y ha inhibido el desarrollo e innovación de otro tipo de medidas capaces de prevenir o controlar los procesos infecciosos. El mal uso de los antibióticos en producción animal llevó a utilizarlos como promotores del crecimiento (APCs) desde los años 50 del siglo anterior, situación que se corrigió en Europa en el año 1999, aunque se mantiene en muchos otros países.
La prohibición de los APCs en Europa fue el inductor de la adopción de medidas que puedan hacer compatible la producción animal, en volumen y precio, con la reserva de los antibióticos sólo a los casos en los que resulten estrictamente necesarios.
Entre las medidas planteadas para ayudar al control de enfermedades infecciosas, y por ende capaces de reducir el uso de antimicrobianos, cabe destacar el mayor control de la prescripción de antibióticos (introducción de la receta electrónica), la optimización de los sistemas de bioseguridad de las granjas, los cambios en los sistemas de manejo, el control de reproductores, las mejoras en las técnicas de diagnóstico y la interconexión de los laboratorios de diagnóstico, la inmunización adecuada de los animales y la utilización, como complementos alimentarios, de probióticos, prebióticos e inmunoglobulinas de suero o de huevo de animales inmunizados.
La participación del CITA en este proyecto coordinado por el IRTA se  centra en en el desarrollo de pruebas de campo que evalúen la eficacia de diferentes aditivos alimentarios para el control de la salmonelosis porcina y cuenta con la colaboración de la Agropienso SCL.
Organismo financiador: 
INIA
Miembros del proyecto: 
Alejandro Casanova Higés (CITA); Raul Carlos Mainar Jaime (Universidad de Zaragoza)