Inicio proyecto: 
01/01/2015
Fin proyecto: 
30/06/2016
Investigador principal: 
Pilar Errea
Presupuesto: 
49.642 €
Los recursos genéticos para la agricultura y la alimentación constituyen la base de la seguridad alimentaria y del desarrollo sostenible, y por tanto es fundamental su conservación para evitar la perdida de diversidad genética de las especies, razas, variedades y ecotipos autóctonos, y pueden ser la base de obtención de productos alimentarios de calidad y valor diferencial con interés para el ciudadano, así como de génesis de estructuras de negocio con implicación de mano de obra cualificada (nuevo reto para la actividad agraria del futuro).
La conexión existente entre los objetivos de este proyecto para las dos fases contempladas es una parte importante de lo que hoy se pretende, como es la diversificación de fuentes de ingresos en el medio rural a través entre otras actividades del Agroturismo. Baste decir que el turismo rural supone un volumen de negocio directo en Europa de 12.000 millones de Euros, 500.000 empleos directos e indirectos y un negocio indirecto cercano a los 60.000 millones de Euros. Además de valores añadidos como son la mejora de las condiciones de vida de la población local, la reactivación de zonas deprimidas y el propiciar la participación de las sociedades locales.
Los objetivos de este proyecto son la preservación del rico patrimonio genético relacionado con las variedades vegetales propias de la provincia de Teruel, así como el desarrollo sostenible de sus comarcas procurando la armonía entre el medio ambiente y las actividades humanas. Recuperar sabores olvidados y productos gastronómicos que se encuentran en peligro de extinción promoviendo el valor intrínseco de los productos alimentarios locales y promoviendo la elaboración de productos con ingredientes tradicionales.
Organismo financiador: 
DGA
Miembros del proyecto: 
A. Pina Sobrino; M. Espiau (CITA)