Inicio proyecto: 
03/06/2017
Fin proyecto: 
25/06/2020
Investigador principal: 
Sergio Sánchez
Presupuesto: 
126.000 €
La trufa negra (Tuber melanosporum) es uno de los productos agroforestales con mayor proyección en nuestro país. El cultivo de trufas es una actividad relativamente reciente, por lo que mantiene una gran cantidad de incógnitas, principalmente sobre los factores que desencadenan la fructificación del hongo. La influencia de ciertos microorganismos en la formación de micorrizas del Gº Tuber está demostrada, pero es escasa la literatura publicada al respecto. Además, pensamos que podrían ejercer un papel fundamental en la fructificación del hongo. El objetivo principal que el Equipo Investigador pretende resolver con la presente propuesta de financiación, es comprobar qué grupos o especies microbianas juegan un papel esencial en la formación de micorrizas y de carpóforos de T. melanosporum. Para ello se tomarán, por una parte, muestras de suelo, rizosfera y ectomicorrizas, tanto de plantación como de vivero, y por la otra, muestras de trufa en diferentes estados de madurez. Sobre estas muestras se analizará la microbiota cultivable presente y se identificarán las especies que aparecen de un modo diferencial en las micorrizas de árboles productores y en los carpóforos. Las especies de mayor interés serán debidamente caracterizadas genéticamente y conservadas. Esto, se complementará con el análisis de la microbiota total presente en ectomicorrizas y carpóforos de T. melanosporum mediante una aproximación metagenómica y un estudio de ecología microbiana. De este modo se obtendrá también información de aquellos microorganismos no cultivables presentes en las muestras. De manera aplicada, se espera detectar y caracterizar un grupo microbiano con influencia clara en el desarrollo vegetativo y en la fructificación, cuyo efecto pueda ser testado en posteriores trabajos mediante su aplicación en diferentes combinaciones y concentraciones de inóculo tanto en sustratos en vivero como en plantaciones ya establecidas.
La estandarización de unos criterios de madurez se pondrá a punto como paso previo a los análisis microbiológicos de los carpóforos. Los estados de madurez se establecerán con los datos obtenidos de un estudio de colorimetría del peridio y de la gleba, de la concentración de melanina en la gleba, del porcentaje de ascas con ascosporas maduras, del perfil aromático instrumental, y de la caracterización organoléptica a partir de un panel de cata de expertos. Además, esta metodología nos permitirá clasificar los carpóforos de forma sencilla, y podrá ser usada en mercados de trufa fresca para tasar su valor de un modo más fiable y normalizado. 
Los componentes del Equipo Investigador (E.I.) pertenecen a cuatro grupos de investigación: Truficultura del CITA, Alimentos de Origen Vegetal de la Universidad de Zaragoza, Análisis y Evaluación de la Seguridad Alimentaria de la Universidad de Zaragoza y Departamento de Biología Ambiental de la Universidad de Navarra. La propuesta cuenta con el apoyo de empresas del sector viverista, productores de trufas, y de asociaciones de truficultores.
Organismo financiador: 
INIA
Miembros del proyecto: 
Pedro Marco Montori, Sergi García Barreda (CITA); Ana Mª de Miguel (Univ. Navarra); Domingo Blanco Parmo, Pilar Conchello Moreno (Univ. Zaragoza)