Inicio proyecto: 
01/03/2017
Fin proyecto: 
28/02/2020
Investigador principal: 
José Javier Peguero Pina
Presupuesto: 
126.000 €
El cultivo de trufa negra (Tuber melanosporum Vittad.) constituye un motor de desarrollo económico sostenible en diversas áreas rurales de España con un alto grado de despoblación y un escaso desarrollo industrial. Se considera que en España se produce más del 50% de la trufa comercializada en el mundo y que en Aragón la cantidad de trufa comercializada puede llegar a significar entre 15 y 22 millones de euros, ocupando unas 10.000 ha de cultivo. Sin embargo, todavía son muchas las incógnitas que rodean a la trufa y, especialmente, a su cultivo, por lo que hace falta un incremento de los conocimientos que ayuden a estabilizar la producción de las plantaciones truferas. La mayor parte de las parcelas productoras de trufa se asientan en zonas de escasa precipitación y suelos degradados, por lo que el riego es una labor básica a realizar en las parcelas si se pretende obtener una cosecha continua y homogénea. Por lo tanto, el conocimiento del estado fisiológico de la encina en respuesta al estrés hídrico se constituye como un reto fundamental para establecer la necesidad de riego en plantaciones truferas, asegurando la producción de trufa en cuanto a parámetros de cantidad y calidad.
La caracterización del estado hídrico del vegetal se ha venido realizando mediante diversas técnicas destructivas - como el potencial hídrico o el contenido hídrico relativo foliar - o mediante la monitorización de la respuesta funcional de la planta en relación con su estado hídrico. Las diversas limitaciones que presentan estas técnicas y el interés por registrar el grado de estrés hídrico del vegetal de forma precisa, ágil, repetible y no destructiva han promovido durante los últimos años el desarrollo de diferentes procedimientos de medida del contenido hídrico en la planta (por ejemplo la reflectancia espectral en el visible y en el infrarrojo, la termografía, las microondas y la reflectancia/transmitancia en la banda de los teraherzios) que puedan permitir el desarrollo de nuevos sensores para el control del estado hídrico, siendo i/ no destructivos, ii/ precisos, iii/ de fácil interpretación e, incluso, iv/ capaces de establecer un seguimiento en continuo. Sin embargo, la puesta a punto y validación para la encina de la mayor parte de estas novedosas técnicas todavía es un reto para la comunidad científica.
Por lo tanto, el principal objetivo del presente proyecto es la evaluación del estado hídrico de plantaciones truferas de encina a través de i/ la validación de técnicas ya contrastadas en otras especies vegetales (índices reflectométricos en el visible y en el infrarrojo, índice termográfico CWSI) y ii/ la puesta a punto y validación de nuevas técnicas no destructivas, no invasivas y de fácil manejo (microondas en las bandas de 2,4 y 5,5 GHz, banda de THz). La puesta a punto y validación de estas nuevas técnicas - a través de la colaboración entre el CITA (subproyecto 1) y la empresa Luz-WaveLabs (subproyecto 2) - puede ser determinante para el futuro desarrollo de valiosas herramientas de toma de decisión que permitan conocer de manera rápida y precisa el momento en que es necesario el aporte del recurso hídrico, minimizando al máximo la intervención en la plantaciones truferas de encina.
 
Organismo financiador: 
INIA
Miembros del proyecto: 
Eustaquio Gil Pelegrín, María Martín Santafé, Domingo Sancho Knapik (CITA)