El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón junto con la facultad de Veterinaria dirigen este proyecto fin de grado
La elección de este insecto se debe a su elevada presencia en Aragón y sus valores nutricionales
 
El crecimiento de la población humana y el consecuente aumento de las necesidades alimentarias, además del ganado y los animales de compañía, ha demandado la búsqueda de nuevos alimentos que satisfagan los los requerimientos de la población creciente. El proyecto fin de grado realizado por Miguel Bacarizo Herrero y dirigido por María Milagro Coca Abia, de la Unidad de Sanidad Vegetal del CITA, y Juan Luis Mora Hernández, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, tiene como objetivo el estudio de la langosta marroquí o mediterránea Dociostaurus maroccanus como fuente de alimento.
 
La elección de este insecto concreto se debe a su elevada presencia en España y Aragón, pudiendo establecerse como una fuente local y natural con fines nutricionales.
 
El trabajo de fin de grado ha comprobado que la langosta marroquí podría suponer una fuente de alimentos adecuada, ya que presenta un perfil composicional de gran interés. En concreto, su baja cantidad de grasas sumada a su muy elevado contenido de proteínas (aproximadamente el 70% en peso seco) y fibra podría convertir a este acrídido en una fuente de proteínas y fibra de origen animal, focalizando las ventas hacia deportistas o personas preocupadas por seguir una dieta equilibrada, además de suponer una incorporación innovadora en la gastronomía de nuestro país. En cualquier caso, son precisos más estudios para determinar si este alimento contiene algún anti nutriente que afecte a su valor nutricional o algún otro agente que pudiera suponer un riesgo para el consumidor.
 
Etiquetas: