El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y la Asociación Tutelar Asistencial de Discapacitados Intelectuales (ATADES), a través de su Centro Especial de Empleo Gardeniers dedicado a la agricultura ecológica, colaboran en la recuperación del Melón de Torres de Berrellén.  Un proyecto que inició el CITA en 2016 con la colaboración del Ayuntamiento de Torres de Berrellén, por iniciativa de los vecinos de la localidad Jesús Causapé y Chuma Sahún.
 
José Antonio Domínguez, director gerente del CITA, y Jesús Soto, presidente de Atades, firmaron este convenio de colaboración con el objetivo de que el Centro Especial de Empleo Gardeniers cultivase esta variedad de melón en la huerta que tiene en Alagón a escasos cinco kilómetros de Torres de Berrellén. El convenio firmado entra ambas entidades, también suscrito con el Ayuntamiento de la localidad, está coordinado en el CITA por la investigadora Cristina Mallor de la Unidad de Hortofruticultura y responsable del Banco de Germoplasma Hortícola.
 
El CITA ha colaborado en la selección y extracción de semillas del melón de Torres, en su variedad blanca, que ha suministrado para la producción y comercialización del melón de Torres cuyo, cultivo siguiendo prácticas ecológicas se ha realizado en las instalaciones de Alagón bajo la coordinación de Joaquín Arqué, responsable del área de agricultura ecológica de Gardeniers.
 
 Además, en las instalaciones del CITA se continúa con el proceso de selección del melón de Torres, en su variedad verde, considerada la más características, con el fin de depurar la variedad que se encuentra mezclada con otros tipos, antes de iniciar su producción a escala comercial.
 
En Torres de Berrellén también se está realizando un ensayo relacionado con las técnicas de cultivo, Otras entidades implicadas en la recuperación del melón de Torres son el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) a través de su investigador Jesús Causapé que estudia la relación del agua y el suelo con la calidad del fruto, y el Centro de Transferencia Agroalimentaria, a través de Amparo Llamazares, experta en valoraciones sensoriales.
 
La localidad zaragozana era conocida hasta la década de los años 60 del siglo XX como el “pueblo de los melones”. Variedad que despareció por razones que se desconocen. El melón “tendral” de una tonalidad verde oscura o blanca se caracteriza por su gruesa corteza y sabor dulce.
 
Etiquetas: